Domingo , 23 Julio 2017

Home » Economía » Verónica Loewe: “Los árboles crean pertenencia”

Verónica Loewe: “Los árboles crean pertenencia”

Enero 9, 2014 1:12 am Categoría: Economía

 Viajó a Israel para seguir estudiando el comportamiento del pino piñonero mediterráneo en hábitats diferentes -una especie que el Instituto Forestal INFOR desea potenciar en el país para su comercialización – y allá encontró a una rama de su familia que sobrevivió al Holocausto, desconocida por ella hasta esta travesía. Shalom conversó con la investigadora del Instituto Forestal INFOR, Verónica Loewe Muñoz.

 

immagendestacada-pinopiñon2“Descubrí un lugar en el planeta donde aprecian y valoran a los árboles tal como yo los amo”, expresó la investigadora del Instituto Forestal (INFOR), organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y quien acaba de regresar de Israel, en el marco de una gira de cooperación entre INFOR y KKL para indagar más acerca del manejo del pino piñonero mediterráneo y aumentar su producción en Chile.

A juicio de Verónica Loewe, “los fundadores del KKL supieron en 1901 de la importancia de los árboles para desencadenar fuertes lazos entre una nación y su territorio y desarrollarse en conjunto”.

INFOR, organismo adscrito al Ministerio de Agricultura, desea abrir una nueva fuente comercial para Chile, convirtiéndolo en un proveedor mundial de piñones mediterráneos, un producto muy valorado en los mercados internacionales y de gran consumo en la zona mediterránea.

Verónica comentó que “nos motivó saber que en Israel hay cerca de 2 mil hectáreas de plantaciones de esta especie distribuidas a lo largo del país en una zona muy distinta, lo que nos permitiría conocer más sobre el manejo de este cultivo en zonas donde hay presentes muchas limitaciones nutricionales e hídricas”.

immagendestacada-pino-piñon3Tras su recorrido, concluyó que en Israel existe una limitante en el suelo desde el punto de vista nutricional que hace que la especie crezca con poco vigor y produzca escasos frutos. “Si en Israel descubrieran cuál es la limitante podrían transformarse en grandes productores de piñón mediterráneo”, planteó. Por último, agregó que la intención es seguir trabajando juntos con el KKL en cuanto al manejo de este árbol.

Su potencialidad en Chile

En los últimos cinco años ha bajado dramáticamente la producción del piñón mediterráneo, en gran parte debido a la presencia del insecto Leptoglossus occidentalis, una plaga que se ha ido distribuyendo en todos los países productores europeos, y que redujo en un 47% la cosecha de este fruto el año 2012.

Por ello, compradores –principalmente europeos- se han acercado a nuestro país, motivando a inversionistas privados a establecer plantaciones y huertos en las zonas más aptas para su cultivo, que se encuentran entre la VII y IX regiones, ofreciendo comprar la producción completa de piñones mediterráneos, incluso mediante contratos de largo plazo a precio de mercado, asumiendo ellos el costo del transporte desde Chile.

El objetivo de la investigadora del Instituto Forestal INFOR, es abrir una nueva opción comercial para Chile con un producto exclusivo que se compara con el caviar y la langosta y que es conocido en el mercado mundial como el diamante de los frutos secos por sus ricos beneficios para la salud y nutrición del ser humano.

A la fecha existen proyectos para establecer unas 3 mil hectáreas de pino piñonero entre la V Región y la región de Los Lagos. “Me gustaría que los privados aprovechen esta oportunidad de generar un producto que es rentable y que Chile tenga un producto más que ofrecer al mundo”, señaló.

Advirtió también la contribución de esta especie para mejoramiento ambiental. “Sabemos que la desertificación en el país avanza hacia al sur en forma bastante rápida y que se va a acentuar con el cambio climático. Estos pinos soportan mejor la adversidad y no requieren de grandes recursos hídricos. Un pino con esas características que produce todos los años la fruta seca más cara del mercado mundial parece una quimera. ¿Cómo no vamos a aprovechar esa potencialidad? Chile tiene la vocación de producirlo. Es una oportunidad importante y además la coyuntura comercial está lista”, sostuvo.

El apego a sus raíces

Verónica Loewe viajó a Israel sabiendo que los árboles crean pertenencia. En ese país reencontró también las raíces perdidas de su familia. Su bisabuelo Max Loewe y su esposa Pauline vivían en la ciudad de Breslavia (Polonia) y sufrieron el mismo destino que 6 millones de judíos en el Holocausto.

Verónica junto a su tía Hani (hija de Nani)

Verónica junto a su tía Hani (hija de Nani)

Verónica a los 19 años se bautizó como católica. Hija de un segundo matrimonio entre el nieto de Max, Hans Loewe y Sonia Muñoz, ambos chelistas, optaron por dejar que su hija decidiera libremente su religión. Hoy, al viajar a Israel y conocer la rama perdida de su familia que sobrevivió al Holocausto, dice que bastó conversar con sus primos y tía, para sentirlos como hermanos de toda una vida.Y es que los hijos de Max Loewe: Arthur, Dorothea y Nani, tomaron rumbos diferentes intentando sobrevivir al genocidio nazi.

Arthur, el abuelo de Verónica llegó en barco junto a su esposa Klara e hijos Hans y Elizabeth a Valparaíso y abordaron un tren rumbo a Temuco, donde se radicaron. Dorothea y su marido Bruno Peiser emigraron a Israel en barco pero los británicos no les permitieron la entrada, por lo que desembarcaron en Islas Mauricio temporalmente hasta poder ingresar a Israel. Su otra hermana, Nani, junto a su esposo Lutz Remack también embarcaron hacia Israel, pero las restricciones del Mandato Británico los desvían hacia Shangai. Finalmente llegan a Israel y las hermanas se reencuentran y se juntan con sus respectivos hijos, quienes fueron colocados en trenes de niños rumbo a Inglaterra por sus padres.

Con su primo Dan Yehuda Schlesinger.

Con su primo Dan Yehuda Schlesinger.

En 1939, en Checoslovaquia, Nicholas Winton, organizó el transporte en ferrocarriles de niños menores de 16 años rumbo a Inglaterra para que fuesen acogidos por familias hasta que estos pudiesen retornar a sus hogares. Así es como los hijos de Dorothea y Nani: Elen y Hanelore, Uli y Miriam emigran a Israel y se encuentran con sus padres. Sólo Margot, la hija mayor de Dorothea, que por su edad (16) no pudo obtener el certificado para viajar a Inglaterra, se dirigió directamente a Israel, llegando antes que sus padres y tíos.

immagendestacada-veronicaloeweCon el alma llena de felicidad y amor, al conocer a sus familiares, Verónica retorna a Chile no sólo con mayor conocimiento de un árbol, sino también sabiendo que esas raíces han creado pertenencia entre ella, Israel y la familia que posee en esa tierra.

 

Verónica Loewe: “Los árboles crean pertenencia” Reviewed by on . [box type="info" color="#ffffff" bg="#00539e"] Viajó a Israel para seguir estudiando el comportamiento del pino piñonero mediterráneo en hábitats diferentes -un [box type="info" color="#ffffff" bg="#00539e"] Viajó a Israel para seguir estudiando el comportamiento del pino piñonero mediterráneo en hábitats diferentes -un Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top