Martes , 23 Mayo 2017

Home » Actualidad » León Cohen:“Teníamos un déficit en materia comunicacional”

León Cohen:“Teníamos un déficit en materia comunicacional”

Noviembre 14, 2016 12:18 am Categoría: Actualidad, Comunidad

– A casi un año y medio de asumir la presidencia de la Comunidad Judía de Chile, su máxima autoridad aclara algunas interrogantes y adelanta los desafíos del organismo hasta junio de 2017, cuando entregará el mando. 

Por Gabriela Arditi Karlik 

 

León Cohen, presidente de la Comunidad Judía de Chile.

León Cohen, presidente de la Comunidad Judía de Chile.

Espera haber traído al trabajo comunitario sus virtudes, como mantener una mirada de largo plazo sin desatender la contingencia, y la capacidad de articular grupos y personas, en apariencia muy distintos, pero que comparten una causa común. Se considera poco político en cuanto a leer segundas intenciones. “Me cuesta, ya que normalmente no las tengo en mi actuar. Tampoco soy un vocero y tengo la profunda convicción que esa tarea debe ser entregada a profesionales”, asegura.

Usted ya había presidido una institución comunitaria. ¿Cómo imaginaba que sería el cargo y cuál ha sido la realidad?

– Tuve el privilegio de presidir el capítulo chileno de B´nai B´rith Internacional (Distrito 27) entre 2002 y 2004, así como B´nai B´rith Latinoamérica entre 2013 y 2015. Las diferencias son muy grandes, a partir de la responsabilidad que implica la Comunidad Judía de Chille, como los desafíos que impone las nuevas alturas que está alcanzando el antisemitismo en todo el mundo y desde luego en Chile, como consecuencia de una incitación y odiosidad cada vez más virulentas. Respecto de mis percepciones de presidir nuestra comunidad, estaba muy consciente de lo demandante que sería el frente externo, pero no imaginaba lo difícil y complejo del frente interno.

La CJCh se ha profesionalizado y hoy en día cuenta con un equipo altamente preparado. ¿Se ha notado la diferencia?

– Creo que las diferencias son muy grandes, tanto en aquello que es fácil percibir externamente, como en todas los iniciativas de mediano y largo plazo que estamos desarrollando, las que verán sus frutos en un plazo mayor, como nuestra Academia y el proyecto MAIM. Creo que debemos estar muy conscientes que el escenario en que se mueve la vida judía en términos políticos ha cambiado radicalmente, por lo que la pregunta sería cómo se podrían haber enfrentado los actuales desafíos sin haber generado la nueva estructura a la que alude la pregunta.

 Estaba muy consciente de lo demandante que sería el frente externo, pero no imaginaba lo difícil y complejo del frente interno”.

 

¿Cuáles siguen siendo las debilidades de este organismo y en qué se ha fortalecido durante su gestión?

Francamente no veo debilidades en nuestra estructura actual, que no sean aquellas propias de haber iniciado su labor hace poco tiempo, de ser un equipo nuevo, en que aún se puede mejorar mucho una vez que se vaya consolidando y afiatado. Por supuesto hay desafíos, y uno de ellos es transformar a la CJCh en una institución de excelencia a nivel mundial, lo que significa que en los ámbitos en que decidamos participar seamos percibidos como un referente internacional.

Plena autonomía

Muchos comentan que la CJCh se ha convertido en un bastión de los “poderosos” de la colectividad. ¿Qué responde?

– Me imagino que el comentario viene por el generoso aporte que un grupo de familias está haciendo a la CJCh, sin el cual lo que hemos comentado más arriba no se hubiera podido lograr. Frente a esto me gustaría decir con mucha claridad que se ha conformado un directorio que, sobre la base del mandato de las instituciones, ha desarrollo su labor con plena autonomía de personas o grupos, mirando sólo el bienestar y futuro de nuestra comunidad. En este momento estamos empeñados en generar una campaña de fund raising abierta a todos los integrantes de la comunidad, lo que junto con asegurar la sustentabilidad del nuevo proyecto comunitario, contribuirá también a disipar aún más la percepción a la que se refiere la pregunta.

 Se ha conformado un directorio que ha desarrollo su labor con plena autonomía de personas o grupos”

¿Se ha dado espacio de participación a los jóvenes y a las minorías?

– Se ha dado espacio a todos, reconociendo que exclusivamente por motivo de tiempo no se ha hecho un esfuerzo mayor en invitar a más personas, de todas las edades e intereses, a participar e involucrarse. En concreto en relación a los jóvenes, se puede citar el trabajo mancomunado con la FEJ, respetando su autonomía, la presencia en el directorio y en el grupo de comunicaciones de muchos jóvenes, y en nuestro staff, viendo que el promedio de edad de quienes se han integrado en nuestro período debe estar en torno a los 35 años.

La labor “visible” de la CJCh respecto al antisemitismo en Chile sigue siendo no percibida por la colectividad, lo cual genera rumores y desconfianza. Se ve a la institución como poco movilizada; poco reactiva. ¿Por qué las acciones no son públicas?

– Gracias por la pregunta. Obviamente hay gestiones que por su naturaleza no se pueden divulgar, como por ejemplo nuestra coordinación con el Estado en materias de seguridad. Ahora, no obstante que todo lo que hacemos ha sido y es comunicado a los presidentes de instituciones y a sus directores ejecutivos, reconozco sinceramente que teníamos un déficit en materia comunicacional. Así, la llegada de Yonathan Nowogrodsky, con rol claro de vocero, apuntó especialmente a superar esta debilidad. Hemos estado muy atentos a combatir el antisemitismo cada vez más complejo en nuestro país y en el mundo. El punto es que las declaraciones altisonantes que muchos echan de menos, no bastan. Son necesarias, sin duda, pero sólo un trabajo de largo plazo, profesional y metódico, puede permitirnos enfrentar esta lacra de verdad.

Para combatir el antisemitismo las declaraciones altisonantes que muchos echan de menos, no bastan.

¿Cuál es su visión sobre el eventual traslado del Instituto Hebreo, tal vez en conjunto con el EIM, a una ubicación menos accesible para muchos miembros de la comunidad?

– Creo que es importante aclarar que la CJCh no tiene un mandato interno respecto de la marcha de sus instituciones socias. No obstante lo anterior, en este caso en particular sí tenemos el rol de velar por que el proceso de votaciones se lleve a cabo de forma impecable, de acuerdo a los estatutos vigentes, labor en la que hemos colaborado a través del Comité de Elecciones. Además, le hemos representado al Vaad que la educación judía es un tema que impacta a toda la comunidad, en especial a su futuro, por lo que es fundamental que se considere, al momento de elegir una ubicación, la naturaleza inclusiva que debe tener el colegio. Tenemos un canal abierto con el Vaad para poder seguir apoyando en todo este proceso.

Comunidad unida

¿Principales logros de la CJCh en 2016?

 

Junto a la planta purificadora de agua.

Junto a la planta purificadora de agua.

– Me parece que el principal es haber constituido un equipo de trabajo de excelencia, que esperamos permanezca por mucho tiempo en la CJCh, tal como lo hacen los referentes mundiales en el trabajo comunitario judío. En este marco, están floreciendo nuestros proyectos de largo plazo, como los ya mencionados Academia y MAIM. Este primer año también hemos desarrollado un trabajo coordinado con estudiantes y académicos judíos de las principales universidades del país, y sostenido un diálogo permanente con las rectorías de ellas, todo lo cual se ha traducido en que no han prosperado intentos discriminatorios contra instituciones israelíes. Hemos desarrollado un trabajo intenso en políticas públicas, interactuando con el gobierno y el Parlamento, tendiente a generar nuevas normativas que penalicen la incitación. De hecho, así nos lo corroboró públicamente la Presidenta de la República durante la última Tefilá por Chile, a la que asistió por segunda vez consecutiva. Hemos potenciados nuestra presencia en redes sociales y contamos con una nueva página web. Hemos logrado asimismo la consolidación de nuestra línea editorial, que promueve el diálogo y la coexistencia, pero muy categórica frente a la provocación y la odiosidad.

Un logro adicional de nuestro primer año es la producción y difusión de videos que resaltan la acción social de las distintas instituciones judías de Chile. Hasta ahora lo hemos hecho respecto de la Bomba Israel de Ñuñoa, el Ariel Job Center y del Centro Médico Israelita. También en el plano social, hemos conformado un equipo profesional de excelencia de voluntarios para atender desastres naturales, contando con una planta purificadora de agua ya plenamente operativa.

Hemos realizado además celebraciones interreligiosas masivas tanto con el mundo evangélico en el Parque Forestal (en conjunto con B´nai B´rith), como con la Iglesia, con ocasión de los 50 años de Nostra Aetate, en el campus San Joaquín de la Pontificia Universidad Católica.

Por último, se ha afianzado el equipo Yajad, compuesto por los directores ejecutivos de todas las instituciones judías de Chile, generando así una instancia y un espacio de gran proyección para ir paso a paso avanzando hacia una comunidad cada vez más unida.

¿Desafíos para 2017?

– Como CJCh estamos embarcados en proyectos de gran envergadura, por lo que lo sensato es abocarnos a consolidarlos para que comiencen a madurar lo antes posible. No obstante lo anterior, el gran desafío para 2017 es generar una base de aportes que diversifique el financiamiento de nuestra actividad; lo único que puede asegurar su sustentabilidad. También contar con voluntarios que decidan tomar la posta una vez que expire el mandato del actual directorio.

Las grandes gestas, como la consecución de la paz, descasarán en el trabajo colectivo de todos nosotros, y esa es nuestra responsabilidad”. 

Con el fallecimiento de Shimón Peres (z.l.) se va apagando la generación de los fundadores del Estado de Israel; la de los hombres y mujeres soñadores e incansables por conseguir y mantener el ideal y la consecución de la patria judía. Las nuevas generaciones están hechas de un material menos resistente, por así decirlo. ¿Sabrán heredar la sabiduría de la negociación para la paz?

– Hay un libro notable llamado “El Fin del Poder”, de Moisés Naím. Ahí se describe que tras siglos en que el poder se transfería entre naciones, grupos y personas, hoy el poder es algo bastante más líquido, más fácil de alcanzar, pero aún más fácil de perder. En ese escenario, los grandes líderes como Shimón Peres (z.l.) van a ser cada vez más difíciles de encontrar. Por lo tanto, las grandes gestas, como la consolidación del hogar nacional judío en Israel, así como la consecución de la paz, descasarán cada vez más en el trabajo colectivo de todos nosotros, y esa es nuestra responsabilidad.

León Cohen:“Teníamos un déficit en materia comunicacional” Reviewed by on . - A casi un año y medio de asumir la presidencia de la Comunidad Judía de Chile, su máxima autoridad aclara algunas interrogantes y adelanta los desafíos del or - A casi un año y medio de asumir la presidencia de la Comunidad Judía de Chile, su máxima autoridad aclara algunas interrogantes y adelanta los desafíos del or Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top