jueves , 23 noviembre 2017

Home » Salud » “La cirugía plástica es una aventura entre dos”

“La cirugía plástica es una aventura entre dos”

enero 27, 2017 5:46 pm Categoría: Salud

El especialista Roberto Hoppmann aclara que la relación médico-paciente respecto a las posibilidades de uno y los deseos del otro, es fundamental.

 Por Gabriela Arditi Karlik

 

Roberto Hoppmann

Roberto Hoppmann

Está pronto a cumplir 50 años. No de edad, sino como cirujano plástico. Además de su larga experiencia, lo que le ha subido los bonos, al punto de ubicarse como referente en su área, es su desarrollo artístico, ya que junto con modelar cuerpos humanos es también escultor y pintor. Y eso hace una gran diferencia en creatividad, detalle, precisión y sentido de la armonía. 

Sin duda, Roberto Hoppmann ha honrado los atributos del médico practicante de esta esta rama de la cirugía, muy bien definida por el profesor Pascual Magaldi de Buenos Aires. “Un buen especialista de cirugía estética debe poseer un poco de la magia del escultor, los fundamentos teóricos del arquitecto y la pulida técnica quirúrgica del mejor cirujano general. Cuando un individuo logra reunir estas condiciones será, sin lugar a dudas, dueño del secreto del éxito”.

Gracias al Papiro Ebers (entre 3000 a 2500 a.c.) se presume que fueron los egipcios quienes realizaron los primeros trasplantes de tejidos, intervenciones faciales en labios y reconstrucciones nasales en 2.200 a.c. La rinoplastia (reconstrucción de la nariz amputada), queiloplastia (reconstrucción de los labios) y reconstrucción de lóbulos auriculares, fueron las primeras intervenciones quirúrgicas practicadas, descritas en la colección de libros del médicos indio Susruta Samhita (entre 800 a 400 d.c.), considerado el padre de la cirugía plástica de la antigüedad. En la era moderna, el mayor representante fue bolognense Gaspar Tagliacozzi (1546-1599).

Pero fue durante la Primera Guerra Mundial cuando la cirugía plástica fue protagónica, debido al gran número de soldados que requirieron reconstrucción maxilofacial.

“Todo está en la armonía”

Desde entonces, la especialización de los cirujanos plásticos y el avance tecnológico han permitido ir más allá de la ficción, sobre todo en el ámbito reconstructivo, incluyendo el primer trasplante parcial de cara en 2005 y, cinco años después, el primero total.

Roberto Hoppmann derriba suposiciones y actualiza tendencias.

– La norteamericana Cindy Jackson (60) se ha sometido a 14 cirugías plásticas (según indica en su sitio oficial), ostentando el récord Guiness en esta categoría. Ella asegura que existen tres reglas en la cirugía plástica: alguien sin personalidad no puede ser atractivo, no se puede cambiar la estructura de los huesos y no puedes quitarte más de 10 años de apariencia. Estas aseveraciones parecen dudosas…

– Todo eso es muy variable. La personalidad es sumamente importante; mantiene, en parte, una seguridad en uno mismo que resulta fundamental para complementar el sentido de la hermosura. Ésta, sin personalidad, es vacía, lo cual no significa que el hecho de no tenerla no permita embellecerse. La personalidad hace la belleza más brillante y visible. En cuanto a la estructura de los huesos, es como la cimiente de una casa. Si quiero embellecerla y necesito cambiar sus cimientes, puedo hacerlo. Todo está en la armonía. De hecho, se movilizan los huesos para aquello. A veces la estructura está mal ubicada y hoy en día se puede modificar lo que uno quiera. La cirugía cráneo-facial está basada en la movilización de huesos hacia una muy buena posición para lograr equilibrio y belleza. Y en cuanto a quitar años, es una estupidez. Yo no hago eso y no es la finalidad de los cirujanos plásticos, sino entregar mecanismos para disminuir los signos del envejecimiento y verse mejor.

La finalidad de los cirujanos plásticos no es quitar años”. 

– ¿Ha habido un cambio en la tendencia respecto a las edades en que las personas se someten a estos procedimientos?

– Diría que sí. La cirugía plástica está siendo mucho más popular, al alcance de todos y mucho más a la orden del día, porque la gente sabe de qué se trata, curiosea más, existe mayor información en los medios de comunicación, hay cada vez mejores especialistas que realizan mejores cirugías con muy buenos resultados (cuando pertenecen a sociedades científicas) y hay muchas entidades tanto privadas como públicas donde se hace cirugía plástica. Esto, obviamente, ha significado una disminución de los precios y un aumento de las ofertas tanto de clínicas como de otras entidades, pero ojo con caer en manos de un pseudo-especialista sin calificación científica. Cada vez consulta más gente y más joven, y ahí nuevamente insisto en que todas las cirugías se pueden hacer, pero con las debidas precauciones, dependiendo de las edades. 

Cada vez consulta más gente y más joven”.

 – ¿Con un mínimo de…?

– 14 ó 15 años, y bajo esa edad generalmente es cirugía plástica reparadora.

 Menos prejuicios

 – El mundo de la belleza dejó de ser terreno exclusivo de las mujeres hace ya algún tiempo. Según lestadísticas de la International Society of Aesthetic Plastic Surgery (ISAPS), entregadas en 2014, del total de cirugías plásticas realizadas en el mundo un 13,7% corresponden a hombres. ¿Cuándo comenzó este auge y a qué lo atribuye?

– Diría que hace unos 15 años, pero no en forma estratosférica en Chile. Hay menos prejuicios respecto a que el hombre se preocupe de su belleza y cada vez requiere ser más hermoso para enfrentarse al mundo actual. Por eso va a gimnasios, peluquerías, saunas y se somete también a cirugías plásticas. De partida, el hombre es mucho más exigente que la mujer en cuanto a resultados, porque ella, en general, es más adaptada al cambio; lo acepta y lo necesita. El hombre pide un cambio y exige un resultado. 

El hombre es mucho más exigente que la mujer en cuanto a resultados”.

 – Chile ni siquiera figura en las estadísticas de la ISAPS. ¿Ha aumentado la demanda de la cirugía plástica en el país?

– Desconozco las estadísticas locales, pero durante los últimos años, en mi consulta, he tenido un incremento de fácilmente 30%.

 Deber vs. pedir

 – ¿Es frecuente recibir pacientes que presentan un trastorno dismórfico corporal (imagen distorsionada de su propio cuerpo)?

– La dismorfia es una patología importante que se debe detectar muy bien, así como las psicopatologías. Me han tocado pacientes en los cuales he llegado tarde al diagnóstico, pero es poco frecuente. No hay que confundir esto con pacientes que se habitúan a la cirugía plástica, porque eso sí es muy frecuente y no es dismorfia.

 La dismorfia es una patología importante que se debe detectar muy bien, así como las psicopatologías”. 

– Cuesta entenderlo…

– Simplemente tratan de disminuir defectos que tienen o creen tener a través de lo que ofrece la especialidad. Uno tiene que evaluar las cirugías a las cuales desean someterse, porque se trata de actos quirúrgicos con riesgos, como todos. Lo bueno es que la cirugía plástica está teniendo cada vez menos complicaciones, pero las hay. Tengo pacientes cuya ficha es como una biblia. Por eso el criterio del médico es fundamental: de hacer lo que se debe y no lo que el paciente pide.

– Pero ¿le parece normal esa habitualidad?

– No sé si la habitualidad en la cirugía plástica es normal, pero es comprensible. Tienes un resultado bonito y lo quieres volver a hacer. Lo más importante es la relación médico-paciente; el contacto y la relación absoluta con lo que el paciente quiere y lo que le puedo entregar. La cirugía plástica es una aventura entre dos. Y esa aventura tiene que ser bien hecha. Ojalá uno estuviera acompañado de un psicólogo, porque esto raya mucho con el estado psicótico de un paciente tanto cuando llega como cuando se va. El arreglar el cuerpo y el alma es absolutamente cierto. Un cambio es algo muy intenso y fuerte. Por eso reitero que ojalá estuviera acompañado de un apoyo psicológico importante, ya que después de una operación se pueden desencadenar psicosis y otros trastornos. 

– ¿Tanto puede mejorar la autoestima de una persona el someterse a una cirugía para mejorar algún aspecto de su apariencia física que le incomoda?

– Mucho, así como la puede destruir si no queda conforme. 

– En el caso de la cirugía plástica reconstructiva o reparadora, ésta recupera no sólo el aspecto físico sino también funciones del cuerpo, como en el caso de la cirugía maxilofacial. Y en el caso de pacientes oncológicos, han estado en riesgo vital. ¿Cuán distinta y satisfactoria es la experiencia de ese tipo de cirugías?

– El cirujano plástico no es sólo estético. Lo más importante es la cirugía reparadora, donde entra toda la creatividad de reconstruir lo que se destruyó. Ahí está toda la base de la cirugía plástica. La estética está hecha por no más de 20 operaciones, mientras la otra tiene miles. El gran capítulo de la cirugía plástica es la reconstructiva. Estuve un año y medio en París haciendo cirugía cráneo-facial. De ahí se arman los conceptos que hago en cirugía estética y es la más agradecida de todas porque reconstruye la funcionalidad y vuelves a hacer a la persona un poco lo que era.

La cirugía plástica reconstructiva es la más agradecida de todas porque reconstruye la funcionalidad y vuelves a hacer a la persona un poco lo que era”.

Consultado sobre las más actuales técnicas en su especialidad, Roberto Hoppmann advierte que muchas de ellas suelen ser auges mercantiles sin base científica, por lo cual hace nuevamente un llamado a la prudencia y a acercarse a especialistas pertenecientes a alguna sociedad como la Chilena de Cirugía Plástica.

“La cirugía plástica es una aventura entre dos” Reviewed by on . El especialista Roberto Hoppmann aclara que la relación médico-paciente respecto a las posibilidades de uno y los deseos del otro, es fundamental.  Por Gabriela El especialista Roberto Hoppmann aclara que la relación médico-paciente respecto a las posibilidades de uno y los deseos del otro, es fundamental.  Por Gabriela Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top