jueves , 19 octubre 2017

Home » Comunidad » Eldad Hayet: “Sin negociaciones directas no hay ninguna posibilidad de avanzar”

Eldad Hayet: “Sin negociaciones directas no hay ninguna posibilidad de avanzar”

febrero 12, 2017 5:54 pm Categoría: Comunidad, Israel

-Embajador de Israel en Chile sostiene que las iniciativas de pasar resoluciones en la ONU en vez de realizar negociaciones directas en Jerusalén o Ramala, no sólo no ayudan sino que alejan la posibilidad de avanzar hacia una solución duradera y verdadera, independientemente del gobierno de turno.

Por Gabriela Arditi Karlik

 

Eldad y Mijal Hayet

Eldad y Mijal Hayet

Pedro Lira 1391, Providencia. Ese fue el primer destino al día siguiente de su arribo a Santiago. Tocó el timbre. Curiosamente, pese a la situación de inseguridad en la que vivimos, le permitieron entrar para recorrer la que a comienzos de los ´70 había sido su casa. “Fue muy emocionante llevar a mi señora, Mijal, al lugar donde viví a los 10 años”, dice el embajador de Israel en Chile, Eldad Hayet (53).

Luego, un día de fin de semana puso a prueba su memoria e intentó hacer la ruta entre aquella dirección y el Instituto Hebreo de Macul. Éxito. Y sin Waze.Manteniendo un excelente castellano, no esperó al interior de su despacho sino que salió a recibirme, honrando la mitzvá de hajnasat orjim. Primera impresión: obviamente, todo un caballero, además de cálido. Y no hay segunda oportunidad para causar un impacto inicial.

Primer Secretario de Asuntos Políticos de la embajada de Israel en Brasilia, ministro-consejero de Prensa, Cultura y Asuntos Públicos en la representación diplomática de La Haya, así como ministro y embajador subrogante en la de Beijing, nuestro nuevo jefe de misión ha dado demasiadas buenas señales en poco tiempo.

– Con 25 años de carrera diplomática, ésta es su primera misión como embajador y justamente en un país donde vivió durante dos años a comienzos de los ´70 y donde estudió en el Instituto Hebreo entre 2° y 4° básico. ¿Qué recuerdos tiene de esa época?

Según mi experiencia y lo que he aprendido, la memoria es dinámica. Recuerdo a algunos compañeros, la casa donde viví, la escuela, los lindos lugares que visitamos. También que estuve en tiempos no gratos para los chilenos. Recuerdo el Golpe, el toque de queda como niño -no desde un punto de vista político-, el ambiente tenso en las calles con mucha actividad militar en ellas.

– ¿Se hablaba de ello en su entorno familiar?

– La verdad es que no recuerdo si en mi casa se conversaba mucho sobre el tema, pero de ninguna forma fue mi principal recuerdo de Chile que quedó en un lugar muy especial de mi corazón.

– Imagino que ahora retomó el contacto con algunos de sus compañeros de colegio…

– Sí, ya tuvimos encuentros y fue muy emocionante porque tenemos fotos de esos tiempos y logré reconocer a unos cuantos. Fue muy divertido ver el antes y el después. Para mí este retorno no fue como llegar a un lugar cualquiera, además de venir con muchas expectativas.

Acción y reacción

– La convivencia entre las comunidades judía y palestina en Chile ha sido históricamente buena. En tiempos de conflicto se suele cometer el error de responder agresivamente. Sin embargo, la Comunidad Judía de Chile adoptó, hasta 2016, el modelo de la coexistencia, de darse a conocer y abrir a la sociedad chilena el Israel de verdad en todos sus ámbitos. Es decir, invertir no en la reacción sino en la acción. ¿Se tomó el camino correcto?

 

"Donde sea necesario, debemos ser reactivos con la comunidad palestina”, sostuvo. Imgen: Presentando sus cartas credenciales a la Presidenta Bachelet.

“Donde sea necesario, debemos ser reactivos con la comunidad palestina”, sostuvo. Imgen: Presentando sus cartas credenciales a la Presidenta Bachelet.

– Aquí hay dos maneras de aproximarse al tema: siendo reactivo o proactivo. Con los desafíos que estamos enfrentando actualmente tenemos que manejar ambas. Hay que ser proactivo e iniciar proyectos y actividades. Pero no podemos pensar que mostrando sólo lo positivo, ignorando el conflicto, es decir, el tema político, será suficiente. Donde sea necesario, debemos ser reactivos. Imagino que la mayoría de la comunidad palestina no está interesada en importar el conflicto. La mayoría quiere vivir aquí como chilenos, formar parte de la sociedad y tener una buena convivencia con los miembros de la comunidad judía en distintos tipos de relación. Sin embargo, la dirigencia de la comunidad palestina, especialmente la Federación Palestina, está intentando hacer lo opuesto: ha adoptado políticamente posiciones muy extremas que ni si quiera corresponden a las posiciones políticas de la Autoridad Palestina sino a Hamás, y ellos no sólo no quieren convivencia con Israel sino tampoco con los judíos. Para ello están haciendo su máximo esfuerzo para importar el conflicto, deslegitimar y demonizar a Israel, y a todos quienes lo apoyan, sean o no judíos,y sabotear las relaciones entre Chile e Israel. En este sentido, no podemos quedarnos callados sino enfrentar estos desafíos y reaccionar.

 – ¿De qué manera?

– Hay situaciones y hay desafíos; algunos negativos y otros positivos. He visto que en Chile ambas cosas están muy entrelazadas, en el sentido de que son comunes tanto en Israel como en la comunidad judía. Estoy convencido que tenemos que trabajar juntos, lo cual no significa hablar con una sola voz sino a través de un denominador común respecto a la raíz del conflicto frente a la Federación Palestina: la no aceptación de la existencia del Estado de Israel. También estoy convencido que tenemos que realizar muchos esfuerzos con quienes, dentro de la comunidad palestina, estén dispuestos a dialogar con nosotros. Ya he tenido encuentros con algunos de ellos.

 – ¿Cómo por ejemplo?

– El director del Colegio Árabe, el presidente del club Palestino de fútbol y diputados de origen palestino estuvieron en la embajada previo a su viaje a Israel para coordinarlo, pedir orientación y evitar problemas estando allá. Cuando queremos, podemos cooperar y trabajar juntos, siempre considerando las diferencias que existen. No tengo ningún deseo que en las relaciones bilaterales con Chile hablemos permanentemente del conflicto. Ese es el mensaje que quiero transmitir al Gobierno de Chile. Hay muchas cosas que podemos hacer juntos.

 No tengo ningún deseo que en las relaciones bilaterales con Chile hablemos permanentemente del conflicto”.

 – La directiva de la Asociación de Cónyuges Diplomáticos informó a su señora, Mijal, que la embajada de Israel no podría participar en la última versión del Bazar Diplomático realizada a fines del año pasado, ya que el evento sería en el Estadio Palestino. Ustedes recibieron el apoyo de varios embajadores…

– Casi todo el cuerpo diplomático, en forma unánime, se retiró del Bazar. Y, según sé, la gran mayoría lo hizo por ese motivo, como expresión de apoyo y repudio a la decisión de excluir a nuestra embajada.

 – ¿Le sorprendió?

– Lo esperaba, porque Israel es mucho más que el tema con los palestinos. Es un asunto de principios. El Cuerpo Diplomático no puede ser sujeto de un tema de exclusión de un país u otro. Sus actividades deben estar desvinculadas de los temas internacionales. Si cada país va a ser excluido por cada conflicto, el Cuerpo Diplomático nunca va a realizar una actividad conjunta, lo cual va en contra de sus códigos. Lamento que esto haya sido politizado. Las perjudicadas fueron las mismas instituciones chilenas que deberían haber recibido las contribuciones de ese bazar.

 Las actividades del Cuerpo Diplomático deben estar desvinculadas de los temas internacionales”.

 Aliados…Y no tanto

 – Contamos con buenos aliados como el Comité Interparlamentario Chileno-Israelí. ¿Ha tenido la oportunidad de conocer a sus integrantes?

– Me he encontrado con ellos en distintas ocasiones. Les tengo un aprecio total y no podemos desestimar su labor y apoyo. Sin embargo, no los tomo como obvios. Tenemos que trabajarlos; agradecerles para que continúen.

 – ¿Le parece positivo estrechar vínculos con la comunidad evangélica, tomando en cuenta que representan alrededor del 18% de la población nacional (unos 3 millones de personas) y son pro-judíos e Israel?

 

" Debemos darle la mano a quienes nos apoyan y también a aquellos con los cuales tenemos diferencias”, dijo Hayet.

” Debemos darle la mano a quienes nos apoyan y también a aquellos con los cuales tenemos diferencias”, dijo Hayet.

– El principal objetivo de mi misión es estrechar lazos con los distintos estamentos de la sociedad chilena y las diferentes comunidades chilenas, dándoles la mano principalmente a quienes nos apoyan, y claro, entre ellos los evangélicos. También a aquellos con los cuales tenemos diferencias. Nuestro máximo esfuerzo debe estar orientado a que las relaciones bilaterales se basen no sólo entre los gobiernos sino entre los pueblos, las sociedades, en los temas sociales, académicos, culturales, de cooperación económica tanto estatal como privada.

 – En este sentido, se ha hablado durante años de firmar un tratado de libre comercio entre Chile e Israel. ¿Se concretará finalmente durante su gestión?

– Espero que sí. Al menos espero que podamos comenzar las negociaciones. A veces los procesos de firma toman tiempo…Lo importante es basarse en intereses económicos y no en restricciones políticas que no corresponden.

 – ¿Eso lo ha retrasado?

– Así parece, pero entiendo que hay un interés económico común. Se necesita un poco más de empuje. Queremos estrechar y ampliar los lazos, traer a Chile a más compañías israelíes, a emprendedores, y viceversa. Para eso abrimos hace pocos meses la Agregaduría Comercial. Debemos entregar las herramientas para facilitar las relaciones comerciales entre ambos paísesy disminuir las barreras económicas. El TLC es una de aquellas.

 Experiencias humanas

 – La colectividad judía chilena ha cambiado mucho desde su primera estadía, al punto que los intereses particulares han primado sobre los colectivos. Incluso se habla de grupos de poder económico que dirigen el destino comunitario, tema sobre el cual nadie habla directamente. ¿Qué consecuencias podría tener esto en la continuidad y asimilación comunitarias?

– No estoy en posición de criticar o evaluar a la comunidad judía chilena. Tengo muy poco tiempo en el país como para hacerlo y tampoco es mi mandato o derecho. Es cierto que tengo y quiero tener vínculos muy fuertes con ella tanto para trabajar juntos como para convivir, pero de ninguna manera quiero ni debo meterme en su política interna. Desde que llegué me encontré con gente muy dedicada y comprometida en mantener una comunidad activa, y con muchas instituciones es natural que eso genere también conflictos, diferencias y desafíos.

 – Entre sus misiones en Israel estuvo a cargo de los equipos diplomáticos que trajeron a casa los cuerpos de los soldados secuestrados Eldad Regev y Ehud Goldwasser, y también a Gilad Shalit con vida. ¿Cómo se pueden explicar esas experiencias ambivalentes?

– La vida diplomática nos lleva a muchos lugares, con experiencias de distinto tipo. Algunas son políticas, académicas, administrativas y también muy humanas. Durante mis 25 años de carrera me encontré con mucha gente de distintos mundos, pero desde el punto de vista humano sin duda esa misión fue la más dolorosa y también en la cual sentí que no podía fallar. Esto no significa necesariamente tener éxito. Mi papel fue tratar de mover, junto a los familiares de los soldados, una acción diplomática frente a diversas entidades políticas gubernamentales y públicas del mundo para traer de vuelta a nuestros soldados. Para mí fue un trabajo no sólo diplomático sino muy sentimental, acompañando a las familias, viviendo su sufrimiento, su fuerza y energía. Lo hice con mucha humildad, dedicación y, sobre todo, admiración. Espero que, de alguna manera, mi actividad haya aportado a que los resultados hayan sido como fueron.

 Traer a casa los cuerpos de Eldad Regev y Ehud Goldwasser, y a Gilad Shalit con vida, ha sido mi misión más dolorosa”.

 Solución y ética

 – La solución de dos Estados pareciera ser la mejor vía para alcanzar la paz entre Israel y la Autoridad Palestina. Sin embargo, frente a la negación por parte de Hamás del derecho del pueblo judío a tener el suyo, se genera un círculo virtuoso. ¿Por dónde pasa esa solución?

– Es muy complicado y simple a la vez. Llevamos muchos años tratando de llegar a una solución razonable, sin lograrlo. La parte simple pasa por una mesa de negociaciones directas y lo que hemos visto durante el último tiempo es que no existe esa voluntad. Las iniciativas de pasar resoluciones en la ONU en vez de realizar negociaciones directas en Jerusalén o Ramala, no sólo no ayudan sino que alejan la posibilidad de avanzar hacia una solución y un futuro mejor, así que la posición de Israel para alcanzar una solución duradera y verdadera, independientemente del gobierno de turno, es que debemos sentarnos a la mesa de negociaciones sin precondiciones, y comenzar a hablar. No va a ser fácil, pero si no se da ese paso no hay ninguna posibilidad de avanzar.

 – El soldado israelí Elor Azaria, quien mató a un atacante palestino estando herido en el suelo luego que éste apuñalara a varios uniformados, fue declarado culpable a principios de enero. Benjamín Netanyahu está a favor de un indulto. ¿Usted?

– Es parte de la complejidad de la vida en Israel. Lo lindo de la dinámica allá es el debate político y social continuo sobre cualquier tema. Respecto a aquel en particular, pienso que margina posiciones y crea un ambiente de conflicto en Israel que genera un debate legal, moral y político, muy feroz. Desde otra perspectiva, tenemos un debate muy vivo y eso es lo bonito de la democracia. Tengo la esperanza que en este caso salgamos con más lecciones y herramientas sociales para poder enfrentar otros desafíos iguales, parecidos o distintos. Ese tipo de situaciones puede debilitar a la sociedad pero también fortalecerla. El conflicto que estamos viviendo por décadas genera situaciones que no son ni blancas ni negras.

 Tengo la esperanza que en el caso de Elor Azaria salgamos con más lecciones y herramientas sociales”.

 – ¿Cómo así?

– El problema específico no es a quién se mató sino cómo tratamos ese tipo de dilemas en una situación que no obedece a una vida cotidiana normal; donde hay muchas aristas y se generan muchas interrogantes más allá de lo político: sociales, psicológicas, filosóficas, éticas y morales. Tengo plena confianza en el proceso judicial y la ética del Ejército israelí que debe enviar mensajes claros que eso no debe hacerse. Sin embargo, también hay un asunto de apoyo a los soldados que erraron, lo cual torna el tema en algo mucho más complejo. El mensaje que manda la sociedad israelí es que hay un soldado que erró (y sí lo hizo), pero que no es un criminal cualquiera. Y ahí está el dilema.

 El mensaje que manda la sociedad israelí es que hay un soldado que erró (y sí lo hizo), pero que no es un criminal cualquiera”.

 – La policía israelí interrogó a Netanyahu como sospechoso de haber recibido regalos y beneficios de empresarios…

– Estamos dentro del proceso y no quiero especular. Quizás debemos esperar un poco más.

 – ¿Sería beneficiosa para Israel la asunción de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos?

– Debemos esperar para ver. Espero que sí. Hay distintas opiniones sobre él tanto en Israel como en los Estados Unidos y otros países. No debemos apresurarnos con conclusiones. Hay suficiente tiempo para observar y analizar.

 Al concluir nuestra conversación no me quedó más que confesarme con Eldad Hayet. Nuestra charla había obtenido medalla de oro en entrevistas a embajadores de Israel en Chile.

Eldad Hayet: “Sin negociaciones directas no hay ninguna posibilidad de avanzar” Reviewed by on . -Embajador de Israel en Chile sostiene que las iniciativas de pasar resoluciones en la ONU en vez de realizar negociaciones directas en Jerusalén o Ramala, no s -Embajador de Israel en Chile sostiene que las iniciativas de pasar resoluciones en la ONU en vez de realizar negociaciones directas en Jerusalén o Ramala, no s Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top