domingo , 24 septiembre 2017

Home » Nacional » ¿Cómo se enfrenta la sequía en Chile?

¿Cómo se enfrenta la sequía en Chile?

enero 6, 2015 5:06 pm Categoría: Nacional

La Presidenta Bachelet planteó en su campaña modificar el Código de Aguas de 1981 con el fin de crear una institucionalidad hídrica central capaz de recuperar el control  sobre la administración, fiscalización y sanción de los titulares de estos derechos, en tiempos en que este recurso de consumo vital humano se vuelve cada vez más escaso.

Shalom conversó en diciembre con el delegado presidencial para los Recursos Hídricos, Reinaldo Ruiz, y los especialistas en esta materia; el abogado Ariel Plisscof, el experto en reciclaje de aguas de la empresa israelí Claqua, Claudio Kohn y el Embajador de Israel, Rafael Eldad, quienes dieron su visión sobre esta problemática en el país.

Por Ana Luisa Telias

Reinaldo Ruiz dice que  sería un legado importante para este gobierno “dejar una institucionalidad propia del agua”.

Reinaldo Ruiz dice que sería un legado importante para este gobierno “dejar una institucionalidad propia del agua”.

En octubre de 2014, el gobierno presentó al Parlamento las indicaciones sustitutivas al proyecto de ley que reforma el Código de Aguas, y según el delegado presidencial para los Recursos Hídricos, Reinaldo Ruiz, el poder Ejecutivo confía en su rápido avance en el Congreso.

Dichas modificaciones al Código de Aguas de 1981 buscan “intensificar el régimen público de las aguas, reforzando las facultades de administración, constitución y limitación de los derechos de aprovechamiento; y dando cabida, protegiendo y priorizando los usos de la función de subsistencia”, señala el documento.

A juicio del Director General de Aguas, Carlos Estévez, los ejes de la reforma apuntan a obtener “un equilibrio entre el uso del agua y su sustentabilidad; posibilitar la mejor eficiencia en el aprovechamiento de aquélla y el buen funcionamiento del mercado, que se ve alterado por prácticas como el no uso del agua o la falta de inscripción de los derechos de aprovechamiento en el Conservador de Bienes raíces para eludir el pago de patente”, (El Mercurio de Valparaíso el 21.12.2014).

¿CAMBIARÁ EL ACTUAL ESCENARIO?

Ariel Pliscoff pregunta: “¿Qué va a reformar el Ejecutivo si en verdad los derechos de agua están casi todos otorgados hoy en el país?”.

Ariel Pliscoff pregunta: “¿Qué va a reformar el Ejecutivo si en verdad los derechos de agua están casi todos otorgados hoy en el país?”.

Como los derechos de agua son un tema que afectan a comunidades, agricultores, minería, industria, a veces parte de estos intereses se contraponen, explica el abogado especialista en materia hídrica y ex Seremi de Minería en Tarapacá, Ariel Pliscoff.

El hecho de que el Estado pueda colocar límites de hasta 30 años en las futuras concesiones de derechos de agua y tenga la facultad de establecer causales de caducidad, abre la posibilidad de que éste pueda recuperar el control del uso y distribución entre los nuevos titulares, lo que genera ruido en los distintos sectores.

Pliscoff dice abiertamente que esta reforma no vendrá a cambiar el escenario sobre los derechos de agua que hoy existen en el país, porque la mayoría de éstos (de Santiago al norte del país) se encuentran asignados. Señala también que le hubiera gustado que se “enfocara en fortalecer la institucionalidad, la Dirección General de Aguas y su rol fiscalizador”. Sin embargo, valora que el Estado busque terminar con la perpetuidad de los derechos.

Al respecto, Reinaldo Ruiz, concuerda con que el plazo de perpetuidad será sólo aplicable a los derechos que se otorguen en el futuro, “pero en la propuesta estamos introduciendo causales de caducidad, lo que también puede afectar a los anteriores”, aclara.

En tal sentido, el delegado oficialista expone que los derechos de agua pueden caducar no sólo en caso que se comprueben el no uso por parte de los actuales titulares, sino también en caso que no realicen un uso razonable –esto es, que no afecten los derechos de otras personas-  y/o beneficioso de estos derechos.

OPCIONES ANTE LA SEQUÍA

Claudio Kohn, CEO de la empresa israelí Claqua y experto en reciclaje hídrico, en su visita como consultor entregó su diagnóstico: “Se habla de sequía porque hay menos agua que antes pero pienso que no se ha sabido administrar correctamente este recurso”.

Claudio Kohn, CEO de la empresa israelí Claqua y experto en reciclaje hídrico, en su visita como consultor entregó su diagnóstico: “Se habla de sequía porque hay menos agua que antes pero pienso que no se ha sabido administrar correctamente este recurso”.

La sequía llegó a la IV Región hace cinco años, el caudal de los ríos depende del agua de los escasos glaciares que hay en la zona y los embalses de agua se encuentran en su nivel más bajo. En la zona central del país también se sienten los efectos.

El consultor chileno-israelí, experto en reciclaje de aguas, Claudio Kohn, visitó en noviembre el país para participar en el Seminario Internacional “Avanzando hacia la Sustentabilidad del Recurso Hídrico en la Región de Coquimbo”, evento en el que organismos público-privados y centros de investigación discutieron posibles soluciones para enfrentar la escasez hídrica en la zona.

Tras un paseo por el Valle del Elqui, el especialista israelí comenta su diagnóstico: “Hay riachuelos en el valle del Elqui que son del porte del río Jordán. Al mismo tiempo, las aguas servidas de La Serena y Coquimbo – alrededor de mil litros por segundo-  están desembocando en el mar, las que podrían ser tratadas para uso de la agricultura o minería, sostener el trabajo en cada rubro y dar auge a la actividad, sin perder de vista el cuidado ambiental”.

Su conclusión es que “se habla de sequía porque hay menos agua que antes pero pienso que no se ha sabido administrar correctamente este recurso”.

Hoy Israel cuenta con “cinco plantas, que cubren aproximadamente el 60% de las necesidades de agua potable del país y sus niveles de eficiencia han permitido rebajar en un 50% los costos de producción en los últimos cinco años”, afirma el embajador israelí Rafael Eldad.

Hoy Israel cuenta con “cinco plantas, que cubren aproximadamente el 60% de las necesidades de agua potable del país y sus niveles de eficiencia han permitido rebajar en un 50% los costos de producción en los últimos cinco años”, afirma el embajador israelí Rafael Eldad.

El embajador de Israel, Rafael Eldad expone, en tanto, que su país ha logrado que el 80% del recurso utilizado sea tratado y reusado para agricultura, con lo cual el porcentaje de agua potable “desperdiciado” en riego es muy menor. Israel ha sido “pionero en el desarrollo de plantas desalinizadoras de osmosis reversa”, agrega.

Kohn vio a los habitantes del Valle del Limarí mirar hacia la cordillera y hacia el cielo. “De allí no va a venir la solución, sino que del tratamiento de aguas cloacales -un agua segura que no genera la incertidumbre que genera la lluvia o nieve-,  también de las aguas que provienen de plantas desalinizadoras, contemplando eso sí el gasto en energía”, argumenta.

INVERSIONES

Una planta de tratamiento de aguas servidas y una desalinizadora de 1000 litros por segundo requieren de una inversión aproximada de 20 y 100 millones de dólares, respectivamente. Ambas opciones son necesarias en Chile, según Kohn.

Acerca de los posibles modelos de inversión en el área hídrica, el delegado de la Presidenta Bachelet señaló que no se han cerrado a ninguna opción. “Estamos proponiendo un plan de inversiones que contiene todas las alternativas: cosecha de lluvias, plantas desalinizadoras, construcción de embalses, recarga de acuíferos, todas”. 

Pero descarta de plano que la construcción de plantas desalinizadoras se conviertan en una alternativa rentable para la agricultura chilena, “sí, para la minería porque este rubro tiene una rentabilidad muy alta que le permite financiar esas obras”, explica. Agrega que “los israelíes tengan una agricultura sumamente intensiva con una alta rentabilidad dado que exportan al mercado europeo, y ello les permite financiar estos costos”, indica Ruiz.

En cuanto a modelos de inversión, el gobierno contempla utilizar un sistema mixto. “Hay lugares donde el Estado va a tener que construir plantas desalinizadoras, probablemente con un sistema de concesiones o directamente hechas por el Estado”, aclara Ruiz. Hoy el gobierno se encuentra “evaluando todas las alternativas en función de costos y rentabilidad y viendo quién paga finalmente por ello”, comenta.

¿ES APLICABLE EL MODELO ISRAELÍ EN CHILE?

El delegado presidencial para los Recursos Hídricos descarta de plano que la construcción de plantas desalinizadoras se conviertan en una alternativa rentable para la agricultura chilena.

El delegado presidencial para los Recursos Hídricos descarta de plano que la construcción de plantas desalinizadoras se conviertan en una alternativa rentable para la agricultura chilena. (En la foto: cómo la sequía avanza en la IV región).

En 2009, Israel fue destacado por la ONU como el país más eficiente del mundo en reciclaje de agua, informa el embajador de Israel, Rafael Eldad. Claudio Kohn añade que la administración del agua en Israel “es de las mejores que hay en el mundo. Realmente cada metro cúbico de agua se sabe a dónde va, se trata el agua cloacal, existe un sistema de transporte de agua por todo el país y además, se educa a sus ciudadanos a cuidar del agua, por lo que se gasta un 15% menos del recurso”, sostiene.

La climatología y morfología de Israel, a juicio del Embajador Rafael Eldad, es muy similar a la del norte de Chile. No obstante, a ojos de Reinaldo Ruiz, la realidad israelí parece tener poco que ver con la realidad chilena porque las condiciones geográficas son absolutamente distintas. “Para nosotros, el Océano Pacífico es fundamental.  El fenómeno de la Niña o del Niño determina si llueve o no llueve. Las plantas desalinizadoras que se han hecho en el Mediterráneo son absolutamente distintas de las que se pueden hacer en el Océano Pacífico porque las características del agua son diferentes… No hay un solo modelo a seguir, cada país debe adecuarse a la realidad que tiene”, subraya.

CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE

Ruiz señala que las plantas desalinizadoras en la industria minera son “una alternativa ya instalada en el país y sus costos se conocen”. Cuenta que hay varias plantas operando y cerca de diez más en carpeta que se van a desarrollar, pero deja en claro que éstas deben “someterse a una evaluación de impacto ambiental”. Agrega, que contemplan la opción de reutilizar las aguas, aunque “tenemos muy poca práctica en ello”, admite.

El experto en reciclaje hídrico de Israel, Claudio Kohn, afirma que desde el punto de vista ambiental, el impacto de una mega-planta desalinizadora es nula comparada con el impacto ambiental que generan aguas cloacales que desembocan en el mar. “Hay que pensar en los antibióticos, hormonas, pastillas anticonceptivas, metales pesados que llegan al mar y que constituyen focos de atracción para la fauna marina, la que luego llega a nuestra mesa”, enfatiza Kohn.

Reinaldo Ruiz si bien reconoce que en el borde costero norte las plantas de tratamiento de aguas son muy precarias, descarta que allí, en la IV región, exista  un foco grave de contaminación. “El mar finalmente es una gran planta de tratamiento de agua, hay mucha biodiversidad ahí que termina purificando el agua o la deja como agua salada…. ya habría habido denuncias hace rato si las playas de la región de Coquimbo estuvieran contaminadas”, señala. Por último, plantea como una opción posible para la costa norte, la de instalar “una planta de tratamiento más avanzada, con un tratamiento terciario que deje el agua potable”.

UNA INSTITUCIONALIDAD PROPIA

Reinaldo Ruiz critica que el manejo del agua hoy se encuentre disperso.

Reinaldo Ruiz critica que el manejo del agua hoy se encuentre disperso.

El Ministro de Agricultura Carlos Furche, -en entrevista para Revista del Campo (El Mercurio 24.11.2014)- señala que “la posibilidad de que nos acerquemos a nuestra potencialidad agroalimentaria depende muy esencialmente de que mejoremos la inversión y la administración de nuestros recursos hídricos” y para ello, dice: “necesitamos una institucionalidad mejor”.

El gobierno hoy se encuentra estudiando alternativas para ordenar mejor la institucionalidad -se evalúa la creación de una subsecretaría o una especie de Conama– porque según explica Ruiz, el agua no sólo tiene que ver con un debate jurídico en el Parlamento, también con inversiones del estado y privados, y con una nueva institucionalidad. “Debe haber una sola autoridad política porque el manejo del tema se encuentra hoy muy disperso… Dejar una institucionalidad sería un legado importante… Hoy no existe una institucionalidad propia del agua”, puntualiza.

Dado que el agua se ha vuelto un factor decisivo para la producción, la minería, la agricultura, la industria, la ecología y el consumo humano (cerca de un 60% de toda la producción nacional depende de este recurso), “este gobierno está decidido a hacer las reformas que sean necesarias para mejorar el uso y distribución del recurso, buscar nuevas fuentes, diseñar una institucionalidad distinta de la que hay, hacer las inversiones que sean necesarias e impulsar los cambios legales”, argumenta Reinaldo Ruiz.

Por ahora, la Ley de Presupuesto 2015 contempla “la construcción de siete grandes embalses, una mejora sustancial de los sistemas de agua potable rural”, y un alza en los presupuestos de la Dirección de Obras Hidráulicas del MOP y de la Comisión Nacional de Riego, confirma el emisario presidencial.

¿Cómo se enfrenta la sequía en Chile? Reviewed by on . [box type="info" color="#ffffff" bg="#00539e"] La Presidenta Bachelet planteó en su campaña modificar el Código de Aguas de 1981 con el fin de crear una institu [box type="info" color="#ffffff" bg="#00539e"] La Presidenta Bachelet planteó en su campaña modificar el Código de Aguas de 1981 con el fin de crear una institu Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top